La depresión (I)

Buenos días,

hoy me he quedado en casa a causa de un diluvio que ha caído. La verdad es que ha parado y ahora tengo remordimientos por haberme quedado en casa, así que seguramente en un rato me iré a trabajar. Si es que..

Pero bueno, aprovecho para dejar alguna entrada escrita con cosillas que tenía pendientes. Sí, una de ellas es la depresión. Aunque yo creo que he pasado por algo parecido este verano (la mayoría de días ya estoy mucho mejor), no va por mí la entrada, sino por mi madre.

No sé muy bien cómo pasó. Ella siempre ha tenido mareos causados por los vértigos, así que creíamos que eran de eso mismo. Normalmente le duraban unos días y se le acababa pasando. Pero llegó a ser algo permanente, algo que le impedía realizar cualquier actividad cotidiana como trabajar, cocinar, o simplemente andar más de cinco minutos seguidos sin sensación de estar dando vueltas.

Con eso, mi padre fue con ella a otro médico que dicen que hace milagros. Por supuesto, no literalmente, pero tiene muy buena fama y va gente de todas partes de España. El tratamiento consiste en unos 30 masajes (me imagino que varía dependiendo de cada situación) y después ya alguno más espaciado a modo de mantenimiento. Ya va por el 10 (son uno o dos a la semana) y ha notado algo de mejoría, aunque estos masajes no duran ni diez minutos!!

Mientras pasaban las semanas, fue a varios médicos: traumatólogo, otorrino.. para intentar descubrir la causa de los mareos. No era la primera vez que iba y nunca le arreglan nada. Aún así, le mandaron otra vez un montón de pruebas y decidieron ver a un neurólogo. Éste le dijo que lo que tenía era mucha ansiedad y depresión.

Yo no soy médico, pero creo que es un fallo bastante gordo decirle a alguien que tiene depresión, porque esto empeoró bastante la situación. Ella se pasaba el día llorando, sin querer comer, ni salir de casa, solo estaba en el sofá o en la cama. Se sumergió en la pena y no entendía por qué le estaba pasando eso a ella. Yo he estado yendo a verla todo lo que el trabajo y las clases me lo han permitido, pero mi padre lo ha pasado muy mal también. No sé si tenéis algún caso parecido con un familiar o un ser querido con depresión, pero esto no se lo deseo a nadie. Es horrible y es complicado conseguir que una persona salga del agujero donde cree estar.

En este caso, mi madre no tiene motivos para estar deprimida. Estrés y ansiedad sí, especialmente en el trabajo.

Con estos posts, pretendo que entendáis alguno de mis motivos por estar ausente y también que veáis alguno de los remedios que hemos usado con ella que, todo sea dicho, está mejorando mucho. Ayer hasta gastó una broma!! Mi padre casi llora de la alegría, y yo también de verlo!

Gracias por leerme!!

Pasad buen lunes!!

Anuncios

3 pensamientos en “La depresión (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s