12 de mayo: la llamada

Creo recordar que acabábamos de terminar de comer cuando me sonó el teléfono.

Hasta que llegó el momento, estuve tumbada en el sofá, solamente me incorporé para comer. No me dolía nada, pero tenía muchísimo sueño! Por la tarde sangré un poquito, pero nada que se fuese a salir del salvaslip o que me impidiese hacer vida completamente normal.

Me confirmaron que había once maduros (como en la FIV anterior) y nos dieron dos opciones para la ICSI:

  • 8 para M y 3 para donante
  • 7 para M y 4 para donante

Como la enfermera me dijo que el Dr había sugerido la primera, nos decantamos por esa. Y también recalcó que había ido todo muy bien y que estuviésemos contentos. A partir de ahí, cada día me llamarían para informarnos de cómo iban yendo las cosas.

Esos días fueron los peores. Había que esperar para ver cuántos fecundaban, cuántos llegaban a blastos y (lo peor) el PGS (o DGP) del que todavía estoy esperando el resultado.

En esta clínica hacen el PGS a día 5, cuando en muchas es a día 3, donde los embriones tienen menos células y hacen más daño al quitar alguna para analizar. No es lo mismo quitar una célula a un embrión que tiene entre 6 y 8 que quitarle dos a uno que tiene más de cien. Lo que pasa es que el análisis genético a día 3 te da el resultado en un par de días y el de día 5 en un par de semanas, es más preciso.

La parte mala es la espera…!

Anuncios

Un pensamiento en “12 de mayo: la llamada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s