La beta! Por fin!

Buenos días! 

Pensaba esperar un poco para publicar esta entrada con alguna foto chula como la ocasión merece, pero justo estos días estoy sin wifi y casi sin datos, así que ya haré algo más elaborado otro día..

El lunes fue la beta. Tenía cita para sacarme sangre a las 9 y luego cita con el doctor a las 11 para ver el resultado. 

Fui sola a sacarme sangre y M ya acudiría a la cita para el resultado. Para variar (ironía modo on), las enfermeras, aunque son lo más cariñoso del mundo, no me veían la vena y me tuvieron que sacar en la mano. Dolió!! 

Me animaron mucho al ver los nervios y porque les dije que no tenía síntomas y estaba muy asustada. 

Me fui a pasear por la zona y me senté a comer algo, aunque no me pasaba la comida. En unos 40 minutos, la enfermera me mandó un whatsapp para decirme que podíamos ir cuando quisiéramos, que ya tenían los resultados. Que qué???!!!!

Empecé a buscar en Google lo que tardaban en darlos, porque me sorprendió la rapidez. Todo era malo. Si los daban pronto era un negativo como una casa. Uf UF UF!!! 

Avisé a M para ver si podía salir antes y le dije a la enfermera que en cuanto él llegase íbamos para allá. 

En el whatsapp me puso un icono 👏👏 de esos de palmas. Eso me hizo pensar en un positivo. Ya hay que tener mala leche para mandar palmas si daba negativo, no? Pero también podía ser que los tuviesen en un sobre cerrado y no los hubiese visto, que fuese una beta positiva pero muy baja.. mil cosas!

Llegamos allí, atacados! Especialmente yo, para qué lo vamos a negar. Nos cambiaron de sala de espera porque el doctor nos quería dar una charla. Diosssss, por qué??? Estuvimos esperándole un buen rato. 

Cuando llegó y entramos en la sala nos anunció que estaba embarazada. Antes de alegrarme (sí, soy así) pregunté por el valor de la beta. 

844!!!! 

Ya no pude hablar. Solo podía llorar y llorar y llorar. Nos abrazó fuerte y nos dio la enhorabuena. 

No pude ni mirar la reacción de M (y eso me hace sentir fatal) porque tuve la cara tapada llorando para intentar tranquilizarme. 

Cuando paraba un poco, venía la bióloga a felicitarnos y abrazarnos. Más lloros. 

Lo mismo con la enfermera. Más lloros. 

La que sacaba sangre. Más lloros. 

Pocas veces en mi vida he llorado tanto. Hasta con las de recepción y las de la limpieza. Hasta escribiéndolo ahora se me humedecen los ojos de recordar el momento. Es que lo hemos pasado tan mal…

Nos dieron una botella de champagne como obsequio. Aunque yo no pueda beber! Tampoco me gusta, la verdad.

Nos dieron cita para una eco en agosto, aunque el doctor que nos ha llevado el tratamiento y la enfermera estarán de vacaciones (muy merecidas). Pero me dijeron que les mande un whatsapp cuando vea el embrión 😍 

Estoy aún que no me lo creo, pero ahora cuando noto algo en mi cuerpo ya no pienso en la progesterona, sino en mi pequeño gran campeón. 

He pedido una cita en un ginecólogo privado (el del seguro) para la semana que viene, porque era la única cita que había. Lo malo del verano es que todos tienen vacaciones… Supongo que será pronto. Si cuento desde la última regla no llegaré ni a las 6 semanas. Tengo que esperar ver algo? 

Espero que los días pasen algo más deprisa a partir del viernes, que M coge vacaciones. 

Quería daros las gracias por los mensajes de ayer, tanto en el post como en privado, sois lxs mejores!!! Tenía muchas ganas de compartir este momento con vosotrxs!!!

Os seguiré contando!! Muak!!

Tercera betaespera

Sé que llevo retraso en los posts, pero es que me da mucha pereza sentarme en el ordenador a escribir!

De todas formas, sí que creo importante dejar escrito cómo he llevado esta betaespera, mis sensaciones y de más, por si hay alguien en mi misma situación a quien pueda ayudar.

La transferencia fue el día 5 por la tarde, como ya os conté. Ese día lo cuento como día 0. En cuanto me dejaron irme, fuimos a por el coche y para casa a descansar. Ordenaron a M que me tratase como una reina y no me dejase trabajar en casa. Oh, yeah! jajaja. La verdad es que compartimos las tareas, no me puedo quejar de nada.

El día 1 no noté absolutamente nada diferente.

Los días 2 y 3 ya empecé a notar una sensación de regla. No lo puedo describir como dolor, pero era molestia. Algo que, si no hubiésemos estado en tratamiento, hubiese puesto la mano en el fuego con que era la regla que se avecinaba.

Hasta aquí, estaba bastante positiva, pero esa sensación de miedo cada vez que iba al baño me hacía bajarme de la nube en la que quería mantenerme disfrutando durante los 12 días que iba a estar así (si la regla no bajaba antes).

El día 4 esa sensación fue a menos. Ya me estaba volviendo loca. ¿Qué significaba eso?

El día 5 tampoco sentí nada que no fuese un aburrimiento profundo, porque casi no he salido de casa. Con las vacaciones y M trabajando.. solamente dábamos al día un pequeño paseo de 15-20 minutos y nada más.

En casa siempre los calcetines puestos y bebiendo 3-4 vasos de aquarius al día.

Esa noche lo pasé fatal (todas en general, porque he tenido insomnio…). Noté como un cosquilleo en el muslo y luego creo que en la zona del útero. Destaco que nada es dolor, solo una sensación. Seguramente (me digo a mí misma) por taaaaanta progesterona (6 pastillas al día de 200 es mucho) y mi obsesión y ganas locas de notar algo dentro de mí.

El día 6 me entran muchas ganas de ver escenas de Padres Forzosos en Youtube. No puedo parar! Lloro al ver algunas. Era mi serie preferida cuando era pequeña 🙂

Día 7: Horror! Me levanté temprano porque tenía que ir a trabajar un rato (el único día de toda la betaespera) y ví el salvaslip manchado. Me hundí en la miseria. Aguanté una hora en el trabajo y me fui a casa. Avisé por whatsapp a la enfermera que me ha acompañado en todo el proceso y me dijeron que podía ser normal, pero que hiciese un poco de reposo. Obviamente, me cagué y no salí de casa en un par de días e hice lo justo. Todo suplicándole a mi campeón que se estuviese agarrando fuerte, que esos días eran clave. Por la tarde no sangré, pero antes de acostarme un pelín otra vez. Todo el sangrado fue marrón. Ni rosa, ni rojo. Y la mancha de todo el día podría equivaler a un tercio de salvaslip (para que os hagáis una idea).

Esa fue la primera noche que conseguí pincharme el clexane sin hacerme moratón. Lo que descubrí fue que, además del aire que lleva la jeringuilla, si meto un poco más (solo un poco, sin pasarse) me escuece mucho menos y no me sale nada más que el puntito rojo del pinchazo. ¿Será ese el truco?

Día 8: la noche anterior casi no dormí. Leí en Google que el sangrado podría ser por otros motivos además de implantación, por ejemplo, que el cuerpo expulsase la progesterona y necesitase más. Así que desde ese día vía oral. Esto conlleva unos mareos importantes y un sueño…

Esa noche sentí como escalofríos. Fue el peor día de todos. Uno detrás de otro, sin parar y cosquilleo en los brazos y las manos. Tuve que pasar la noche tapada con el plumas (a 35ºC..) para conseguir dormir algo.

Al levantarme vi una mini mancha marrón. Mucho menos que el día anterior. Aún así, me obligué a más reposo. Por la tarde-noche ya no manché. Bien!! Pero vuelvo al dolorcillo de regla (a ratos). Supongo que esto sí era la progesterona vía oral.

El día 9, me escribieron de la clínica para ver cómo estaba. Me animaron al saber que ya no manchaba. Tenía mucho sueño y algún mareo de la proges…

Los días 10 y 11 hizo un calor excesivo en mi pueblo. No bajábamos de 35ºC a la sombra. Sentí algún mareo y angustia. Psicosíntoma??? Y, en algún momento, dolorcillo de regla. Ah, y muchos nervios!!!

Día 12: la beta.

Una transferencia diferente

El día 5 de julio fue la transferencia de mi campeón. Aunque era la tercera, fue la primera en la nueva clínica y hay bastante diferencia. 

Para empezar, fue por la tarde para que no faltase a mi último día de trabajo y M tampoco pidiese permiso. Él trabajó desde casa por la mañana y nos fuimos juntos después de comer. 

Llegamos a las 3 y poco, aunque teníamos la cita a las tres y media. 

Enseguida nos guiaron a un box para que nos pusiésemos las batas, gorro y patucos y vino una enfermera a sacarme sangre para ver cómo estaba la progesterona. Siento amor por esa enfermera, que me saca sangre a la primera y sin dolor. Lo hace con un cariño… 🙂

El doctor llevaba retraso y me dio tiempo a vaciar la vejiga tres veces desde que llegamos. Aunque luego bebí más agua, me preocupaba no tenerla llena (a pesar de que no me habían dicho nada). 

Se lo dije al doctor cuando vino y me dijo que él no necesitaba nada de eso, que lo hacía un poco diferente. También nos habló de las probabilidades de éxito del proceso…

Entramos al quirófano, yo en la camilla, y me pusieron las piernas en alto y M estuvo sentado en un taburete a mi lado. 

Delante había una pantalla donde veíamos lo que hacía la bióloga y a la izquierda la pantalla del ecógrafo. 

Pudimos ver cómo cogían al embrioncito, cómo era en tamaño más aumentado, y cómo entró en el tubito (perdonad si no sé el nombre del mini tubito con el que lo cogen). 

El doctor me puso dentro como un tubo un pelín más grande para meter el otro con el embrión sin que sintiese nada. Tampoco me dolió este proceso. Con esto dentro, me hizo una eco vaginal y explicó lo que íbamos a poder ver en la pantalla del ecógrafo.

Trajeron al embrión y pudimos ver cómo entraba y se quedaba ahí. Vimos la manchita blanca con el aire y nos dieron la foto(todavía no tengo claro si lo blanco es el aire o el embrión). M la guardó. Me quitaron el tubo que llevaba dentro y comprobaron que no había sangre ni nada en el otro mini tubo que transportaba a nuestro campeón.

Nos desearon suerte, incluso la bióloga por la pantalla, nos dieron algunos un abrazo y otros besos (lo que se pudo conmigo tumbada reposando). 

Me volvieron a llevar al box para estar un rato en reposo y al rato vino la enfermera con las pautas de medicación.

Mi progesterona estaba bien, así que misma dosis. El total, todo esto:

  • Progyluton: dos pastillas por la mañana y dos por la noche.
  • Adiro: una pastilla por la mañana. En mi caso, aspirina genérica porque no tenían, pero parece que es lo mismo. 
  • Prednisona: una pastilla por la mañana. 
  • Utrogestan: dos pastillas vía vaginal cada 8 horas. He tomado algunas vía oral cuando me pillaba fuera de casa. Vaya mareos!!
  • Clexane: un pinchazo por la noche. Este amigo merece un post para él solo. Vaya tela!!
  • Ácido fólico: me mandaron una pastilla cada mañana, pero lo he cambiado por dos sobres de ovusitol D (uno cada 12 horas) porque tenía un montón de cajas y también lleva vitamina D. 

Como veis, un montón de medicinas. Me dieron merienda y un poco antes de las seis nos fuimos a casa a descansar. 

Programaron el día de la beta y visita con el doctor para ver el resultado. 

Ya os contaré…

Control de endometrio II

El día 30 volví a la clínica a ver si mi endometrio se había portado bien y, por fin, me dirían la fecha de la transferencia.

Fui sola para que M no tuviese que decir nada en el trabajo. Total, para subirme al potro y apuntar un día… tampoco es que necesite ayuda.

Efectivamente, todo fue sobre ruedas. Tuve que esperar bastante porque llevaban retraso y yo iba muerta de hambre, incluso me mareé un poquillo. De hecho, cuando M salió del trabajo (que no está muy lejos de la clínica) yo todavía estaba allí. Justo acabé y él acababa de llegar. Nos fuimos a comer por allí porque no aguantaba conducir casi 45 minutos para llegar a casa y ponernos a cocinar..

A lo que iba.. mi endometrio estaba ya en 9 o 9 y algo, así que programaron la transferencia para el día 5 de julio por la tarde. Me hicieron ese favor porque yo trabajaba por la mañana y no era bueno que faltase. De todas formas, si hubiese sido imprescindible ir a la clínica por la mañana, tampoco me lo pensaba. Haciéndolo así, ninguno tuvimos que pedir permiso.

La pauta de medicación fue:

  • progylutón – 2 pastillas por la mañana y 2 por la noche
  • utrogestán – 2 pastillas por la mañana, 2 por la tarde y 2 por la noche

Ya con nervios hasta el día de la transferencia..

Decidí llamar al acupuntor, para ver si me podía coger. Como estaba cambiando de sitio la consulta estaba complicado y yo lo sabía, pero lo intenté. No pudo ser. Justo esos dos días anteriores tuvo que cerrar y estar de traslado.

Por suerte, en mi pueblo han puesto un sitio nuevo y decidí probar. Así que cogí cita para el día 3 de julio y fui. Tras las preguntas de rigor para hacerme una ficha como nueva paciente, me puso agujas por el cuerpo para relajarme. No le hablé de RA ni nada, simplemente le dije que estaba nerviosa y necesitaba controlarme.

Nunca había probado eso de la acupuntura tradicional por el cuerpo, reconozco que no estuvo mal. Me dolió llevar agujas en los pies (especialmente cuando entraban), las piernas, la mano, la barriga y el cuello. Debí llevar unas 30. Cuando acabó y me dejó con la música esa que ponen..ufff.. me dormí. Creo que me desperté con un ronquido mío! Qué corte!

Luego me puso semillas en la oreja. Pensaba que iba a ponerme agujas como las que yo llevaba, que eran fijas, pero me dijo que iba a probar con eso a ver qué tal me iba. Ah! También le dije que me pusiese para la alergia. Esas dos cosas: relax y alergia.

Hoy, ya pasada una semana, reconozco que la alergia está súper controlada. Los nervios no tanto, aunque los primeros días estaba mejor.

Ya os iré contando sobre la transferencia y la betaespera (no llevo nada bien esta última)… mandadme mucha fuerza porfa, que la necesito!!!

Control de endometrio I

Desde la fecha de la regla, el 16 de junio, empecé a tomar progylutón. Como hice un ciclo de prueba para ver cómo iba reaccionando mi endometrio, me mandaron tres pastillas al día (una cada 8 horas) y me dieron cita para una semana después y ver qué tal.

El viernes fui a consulta (este día fue horrible porque tuve que esperar un siglo!! casi una hora y media) y me hicieron la eco. El endometrio estaba en 6’1. Parece que es poco, así que me subieron la dosis y ahora estoy con dos pastillas por la mañana y dos por la noche. Así hasta el 30 que vuelva a la clínica y me hagan otra eco.

En teoría ese día ya me confirmarán el día exacto de la transferencia (como muy pronto el día 5) y me dirán cuándo empiezo con utrogestán, que en principio son 6 pastillas al día (dos cada 8 horas).

No recuerdo que en la otra clínica haya tenido tantos controles en el ciclo de la transferencia. Quizás esto sea otro fallo. Yo, que lo apunto todo en la agenda para que no se me pierda nada, acabo de mirar si iba a que me midiesen y no he encontrado nada más que una cita en el ciclo anterior para que me hiciesen la injuria y de ahí al día 15 del ciclo, que fue donde me programaron la transferencia para el día 22.

¿Deberían haberme ido controlando? La medida del endometrio puede influir en un fallo de implantación? A vosotras os hacen/hacían muchos controles?

Más pruebas: NK y Vitamina D

Al decirnos que solamente teníamos la oportunidad de una transferencia y ver que el embrión es de tan buena calidad (y que es nuestro, no de donante) me vinieron muchos miedos. ¿Y si había más problemas? Así que decidí hacerme la prueba de las Natural Killers.

Encontré un laboratorio cerca de casa que me lo hacía y costaba 55€. No sé cuál es el precio en otros sitios pero me lancé sin decir nada ni en la clínica. En unos pocos días me dieron el resultado y todo está bien.

El del laboratorio me dijo que estaba ok, pero ya entonces lo mandé a la clínica por email para que me dijesen algo más concreto. La enfermera me dijo que se lo iba a pasar al doctor y que me diría alguna cosa. Por whatsapp me dijo que estaba bien. No puedo dar más detalles porque el viernes fui a consulta y se me olvidó preguntarle directamente al doctor. A ver si esta semana me acuerdo y ya puedo hacer un post en condiciones o editar este mismo.

Por otro lado, le comenté al doctor (antes de mi regla) que me preocupaba lo de la vitamina D. Él cree que casi todos los fallos de implantación son a causa de los embriones, no por causas de la gestante (casi todos, no todos, eh?) pero para dejarme más tranquila me mandó un suplemento cuando me bajó la regla, que fue el 16 de junio (será mi FUR???) y me analicé la vitamina D también.

De este dato sí me acuerdo. Era 45’8! Así que ha funcionado el suplemento. A pesar de esto, he estado tomando el sol en la playa porque dicen que así la previtamina se convierte en vitamina (supongo que durante la betaespera no lo haré porque me fatigo un poco) y he añadido el ovusitol D desde la regla. El doctor dice que daño no hace, pero que no es necesario. Yo así me quedo más tranquila!

¿Qué os parece?¿Os habéis hecho estas pruebas? Sé que hay más cosas que analizar, como las trombofilias o el test ERA, pero me he quedado en estas…A ver si tengo un poco de luz y no necesito el resto.

 

Resultados del DGP

Ya hace unas tres semanas que llegaron los resultados del temido Diagnóstico Genético, y digo temido debido a nuestros antecedentes hace ya un año del otro que hicimos en la primera clínica.

Esta vez solamente teníamos 4 embriones para biopsiar frente a los 8 que tuvimos la primera vez. Con la diferencia de que ahora han biopsiado blastos y los primeros estaban a día 3. Por lo que nos han contado, hemos aprendido y leído es mejor que hagan el diagnóstico a día 5, puesto que el embrión tiene más células y no se le hace tanto daño.

Bueno, al lío! Íbamos muertos de miedo, por supuesto. Sinceramente, creo que el doctor, las biólogas y las enfermeras se mostraban tan contentos y positivos que no estábamos preparados para otro batacazo.

Pasó una enfermera y nos dijo que el doctor ya tenía con él los resultados, pero no nos dijo nada más. Esto nos mosqueó. Se me aceleró el corazón y sentí unas ganas de llorar terribles. Unos diez minutos después pasó el doctor, con el diagnóstico en la mano y sonriendo un poco.

Contento nos dijo que teníamos uno. Uno. Para ellos era como “Qué guay! Tenemos uno!”. En cambio, para nosotros fue como ” Solamente uno.. 😦 ”

En fin, nos explicaron qué les pasaba a los otros tres (uno de semen de donante, por si no recordáis). Uno de ellos tenía el Síndrome de Patau. Os lo he puesto para que veáis fotos en el link pero, sinceramente, no os lo recomiendo ya que es muy desagradable. Los otros eran síndrome de down, uno de ellos muy leve (sé que leve no era la palabra pero no la recuerdo). Según el doctor, los embriones con síndrome de down pueden implantar, así que está genial saberlo de antemano para no ponerlo. ¿Sabéis que por ley si le pedimos que nos lo ponga tiene que hacerlo? Nosotros no querríamos, pero parece que hay gente que sí. Respetable..

Según estos datos, el problema está también en mis óvulos, que generan embriones propios de una mujer de 10-12 años más de los que yo tengo. Si a esto añadimos que los bichitos tampoco están bien.. el embarazo natural sería prácticamente imposible. Esta noticia es dura, muy dura. Especialmente porque nos recomendaron no intentarlo de manera natural debido al alto porcentaje de trisomías que pueden aparecer sin que nos demos cuenta e implantarse.

Quiero dejar a un lado las malas noticias y pensar solamente en ese campeón que nos está esperando y que, si no pasa nada, la semana que viene estará con nosotros.

Debido a mi error con la medicación y a la buena calidad del embrión (calidad Aa) tenemos en el laboratorio un club de fans que están súper positivas y con ganas de que todo salga bien, como nosotros.

Ojalá esta vez sea la definitiva!

Cita post punción

Unos pocos minutos antes de la llegada a la clínica, sonó mi móvil. Un sms de la embrióloga! Nos temblaba todo!!! Era para decirnos que no habían podido biopsiar ninguno más. Seguíamos con los 4 embrioncitos que teníamos dos días atrás.

Cuando entramos a consulta estaban todos súper contentos. Todos menos nosotros. Nos parecían pocos, muy pocos. Y debido a nuestros antecedentes, los nervios los teníamos a flor de piel. El Dr llamó a las enfermeras, para que nos confirmasen que eso estaba muy bien. Hizo subir a la embrióloga (ya le pongo cara a los sms), para que nos confirmase que era una buena cifra. Ya tenemos claro que todo el personal de la clínica conoce la historia de la chica que se puso la mitad de la dosis de medicación y su cuerpo ha reaccionado súper bien.

Parece ser que uno de los embriones con semen de M tiene una pinta espectacular. Pero tenemos que seguir esperando los resultados de PGS. Nosotros, hasta entonces, vamos con pies de plomo a pesar de la alegría que pueda tener el personal de la clínica.

El Dr se jugó una comida con nosotros a que me quedo embarazada. Sinceramente, me juego lo que él quiera.

Dos días antes de la consulta me vino la regla. Íbamos a hacer la transferencia en este ciclo pero, aunque creo que llegamos a tener resultados del PGS, vamos a hacer un ciclo de prueba. Esto es, un ciclo en el que tomaré medicación como si fuese a hacerla, para asegurar que mi cuerpo responde bien y para poder ajustar las dosis si fuese necesario para el siguiente.

Esa noche empecé a tomar Progylutón, solamente las pastillas blancas (lleva también rojas).

Nos dieron muchos ánimos y es cierto que proyectaban alegría. Pero entendían perfectamente que nosotros quisiésemos esperar a saber más datos.

Nos dieron cita para una semana después. A ver qué tal iba todo!

Y cada día tengo más claro que la paciencia no es lo mío. Tendré otras virtudes, pero saber esperar no es una de ellas…

Llegada a blastos

Cada día nos iban mandando sms para decirnos cómo iban nuestros embriones:

El día 14 (día 2 de vida), los nueve embriones seguían dividiéndose.

  • de los 7 con semen de M, 6 eran de muy buena calidad.
  • de los 2 con semen de donante, 1 era de buena calidad.

El día 15 (día 3 de vida), los nueve embriones seguían dividiéndose.

  • de los 7 con semen de M, 4 eran de buena calidad. La cosa ya había bajado el ritmo.
  • de los 2 con semen de donante, 1 era de buena calidad.

Nos avisaron de que el día siguiente no aportaba ninguna información relevante, por lo que no nos llamarían hasta el día 17, cuando nos dirían el número de embriones que biopsiaban.

El día 17 (día 5 de vida), los nueve embriones seguían dividiéndose.

  • de los 7 con semen de M, 3 eran de buena calidad. Así que biopsiaban esos tres.
  • de los 2 con semen de donante, 1 era de buena calidad. Así que biopsiaban uno.

Me quedó la duda de saber qué pasaba con los que no biopsiaban  pero seguían dividiéndose. Pues bien, los dejaban en cultivo hasta el día 7 que era cuando teníamos la cita con el Dr y nos informarían de si habían podido biopsiar alguno más, que igual sorprendía.

En resumen, de momento teníamos 4 embriones en total (uno de ellos con semen de donante) de los cuales tenemos que esperar el resultado del PGS.

Fecundados

Al día siguiente, puntuales a su cita a pesar de ser sábado, llamaron para decirnos que en total se habían fecundado 9, de los cuales:

  • 7 eran con semen de M
  • 2 eran con semen de donante

Como no aguantábamos la espera en casa, nos fuimos a Ikea a dar un paseo, despejarnos y olvidarnos un poco del tema. Además, al día siguiente era mi cumple y eso iba a ser lo más parecido a una celebración que íbamos a hacer.

Hago un paréntesis para decir que la punción estaba prevista para el día de mi cumple, cosa que me hubiese encantado, pero se adelantó a pesar de mi error en la medicación. A veces creo que es el destino, que ese error debió pasar por algo. Quizás con casi el doble de dosis, que aún así era menor que en mis otras estimulaciones, hubiese habido hiperestimulación. No le quiero dar muchas vueltas, puesto que nunca lo sabré.

La esperada llamada nos pilló en el pasillo de los espejos. Me fui corriendo a un rincón por si daban una mala noticia y tenía que echarme a llorar. M venía detrás para observar mi cara y deducir el resultado. Se quedó contento al ver que la tasa de fecundación con su semen era más alta que la del donante. Le hizo sentir bien, lo noté. Y me encantó.

Me dijeron que al día siguiente volverían a llamar, aunque fuese domingo (esto todavía me encantó más porque pensaba que no trabajaban a no ser que fuese una transferencia o una punción, pero la embrióloga me confirmó que sí). Le pedí que me mandase un sms en vez de llamarme, por si estaban con gente y no lo podía coger. Y así lo hizo.